Untitled

pleoros:

Dan Holdsworth - Blackout, 2010

pleoros:

Dan Holdsworth - Blackout, 2010

boyirl:

grimweather:

You can tell what my favorite color is

green?

boyirl:

grimweather:

You can tell what my favorite color is

green?

blancorosahola:

i want this!!! en We Heart It.

blancorosahola:

i want this!!! en We Heart It.

blancorosahola:

Image en We Heart It.

meladoodle:

prosecutorblackquill:

what if u woke up and ur fav fictional character was snuggled next to u and they were like “good morning”

nemo.. you cant be here.. your dad will be worried sick

nickdixy:

be happy

nickdixy:

be happy

kiako-cooks:

Está llegando el otoño a Buenos Aires. Días de solcito y noches frías, que invitan a soñar con platos hondos llenos de calorías. Quien más, quien menos, hasta el más cool de los porteños sucumbió en estas semanas a la tentación de retratar sus guisos, locros y polentas con muchos pajaritos, y compartir las fotos en redes sociales; cenas que alegran tanto el corazón y la panza como para entender que, un poco, son la misma cosa che.

Este guiso es perfecto. No lo digo yo, lo dice toda una cultura culinaria: nada menos que la india. Se llama Chana Masala, y hasta el nombre es una maravilla. Fácil-facilísimo, rico-riquísimo y versátil como él solo: compañero de arroz blanco, amigazo de verduras surtidas, colega de un buen puré de papas, o una presa de pollo rápida. El Chana Masala es un guiso simple de garbanzos y tomates, donde toda la gracia y el secreto está en un aspecto muy hindú: las especias. Vale la pena aprovechar esta excusa para nutrir la alacena de dos o tres frasquitos que te falten: no creo que uses a diario todos ellos, pero aquí se reúnen en franca celebración… y la fiesta no tiene desperdicio.

Si la combinación de especias está de fondo, lo de arriba es una pavada y el Chana Masala es un éxito garantizado. Les deseo muchas noches frías de guisos calentitos, reconfortantes, que alegran el corazón y la panza, como este que sigue por acá.